18 de septiembre de 2009

Playa del Silencio

..............................................................................Foto: Aída Acosta


El mar es un susto repentino,

la senda bajo la arboleda

susurra un canto húmedo de huellas lentas.

El silencio se rompe de caminantes

y se esconde a los pies del agua esmeralda.

Los testigos, amarres de la rocosa tierra

permanecen como estatuas en la playa

y yo dibujo en el contorno

de tus labios

un beso de silencio

para el recuerdo de los días amarillos.



.....................................................................................13-09-2009, Castañeras (Asturias)


7 comentarios:

Sonia Betancort dijo...

Mi querida Aída! tus letras respiran el aguardiente del mar, la sonrisa pronfuda de la sal en las piedras grises, la espuma y su minúscula materia. Gracias por estar tan cerca de todo lo bello. Un fuerte abrazo

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

He visitado tu blog y me gusta. He leído este poema y me gusta. Es de los que ni le falta ni le sobra, desde mi punto de vista. Y el final me parece deliciosamente poético.
Un abrazo

Aída Acosta dijo...

Gracias Sonia por tu cercanía y tus palabras redondas como abrazos.

Aída Acosta dijo...

Ángeles, bienvenida al blog, me alegra enormemente que te guste el poema,
un abrazo

Sonia Luz dijo...

Bello poema, amiga.
Saludos desde Lima

Anónimo dijo...

Que noche tan maravillosa me regalastes al poder acompañarte para escuchar la mejor poesia. Como llovía y que frío. Pero resultó agradable estar a tu lado como siempre. (Luigi).

Aída Acosta dijo...

Imagen y Poema, no al revés, me has dejado los comentarios en lso poemas que no corresponden con la imagen que mencionas, se nota que eres principiante en el mundo blog, de todas formas bienvenido a la poesía, Luigi.